En la carta de especialidades del restaurante Laury, en la avenida Pedro San Martín (Cuatro Caminos), Santander, figuran magníficas carnes a la parrilla y mariscos. Y para hablar de vinos, y recomendar al cliente, se encuentra Paco Rebolledo, sumiller y director del establecimiento. Él, personalmente, se decanta por un Ribera de Duero a la hora de comer un buen chuletón, aunque, dice, «yo no creo mucho en eso de los maridajes. La gente debe tomar el vino que más le guste». Sobre su elección para este tipo de carne dice que «es un vino muy propio para ese tipo de carne. Un vino más neutro».